24 sep. 2013

AGRESIÓN AL PRESIDENTE MADURO



Ya es conocida la agresión al presidente Maduro y a Venezuela mediante la prohibición de vuelo sobre Puerto Rico al avión donde nuestro Presidente viajaba, y la negación de visas a miembros de la delegación de Venezuela que participará en el 68º Período de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, lo que constituye una violación a la legalidad internacional.

Ese es un acto de impotencia que refleja las debilidades estratégicas de las fuerzas imperiales. Su poder depende de la superioridad militar absoluta, de la imposición de los valores del mercado y la abolición de la democracia. 

G. Stephanopoulos, de la cadena ABC, ha dicho que en EEUU "95% de las ganancias va a parar al 1% más rico". Según dicha fuente, el presidente Obama, señaló: la gente de ingresos medianos y bajos no ha aumentado sus ingresos "no solo durante los últimos tres o cuatro años, sino durante los últimos quince años". Pero Obama acaba de nombrar a Jeffrey Zients, uno de los 40 millonarios del mundo, como director del Consejo de Economía. Mientras, el gasto social continúa disminuyendo y por las calles de Manhattan cada vez se ve más gente comiendo de la basura. 15% de la población es pobre. De ellos, 16 millones son niños. 

Son responsables también de la pobreza de la Tierra, pues según Democracy Now, las 50 principales empresas del mundo generan 73% de las emisiones de gases de invernadero que provocan el calentamiento global.

Es el resultado de la contrautopía neoliberal y maltusiana, el modelo de la derecha que vive en Venezuela. Están dispuestos a desatar la guerra nuclear para garantizar la dominación del capital. Pero los recientes episodios vinculados con Siria demuestran que pueden ser derrotados políticamente impidiendo que aprieten el gatillo. Todavía no es una victoria decisiva. Señala un camino que el legado del presidente Chávez por un mundo pluripolar y multicéntrico, la integración de los pueblos, un pacto mundial por la paz, el socialismo como poder del pueblo y el "golpe de timón", en manos del presidente Maduro, puede materializarse demostrando que el imperio puede ser derrotado y no puede impedir que los presidentes de los países soberanos marquen la pauta del 68º Período de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Julio Escalona
Economista

No hay comentarios.:

Publicar un comentario