3 nov. 2016

REPETICIÓN Y NEGACIÓN



Hoy,  28 de octubre, nos  encontramos con una mala noticia: tres  oficiales de policía   heridos y un policía muerto, con motivo de la llamada Toma de Caracas programada por la oposición.  Merecen que los nombremos: Dani Mendoza, Laya Deivi, el Comisionado/Jefe Miguel A Cuevas, y José Alejandro Molina, fallecido, todos cuatro  pertenecientes a Polimiranda.

Nunca crearemos inmunidad frente a la muerte y al duelo que conlleva  y  el sufrimiento de los familiares de aquellos asesinados por la delincuencia común, el paramilitarismo, el sicariato y ahora, y desde hace rato, la guerra.

Pero estas muertes, igual que las del 2013 y  2014 se producen con otros factores en juego, otros factores  las rodean.

De nuevo siento resurgir la indignación, de nuevo tenemos que  enfrentar la arremetida fascista, ese cultivo de la muerte del otro. No importa quien caiga, solo quieren  adueñarse del país y sus riquezas. ¿Escuchamos alguna disculpa, el  asumir responsabilidad de parte de quienes  empujan, con un imperativo violento e impaciente,  a la salida del gobierno, a un “vete ya” pisoteando  la Constitución? Lo que escuchamos es la negación, el desmentido continúo, la indiferencia por las consecuencias de esa  posición política y por los actos realizados en su nombre.  Repetición del horror de  aquello que  desde  las guerras  emprendidas  desde el Norte, con gran cinismo, llaman daños colaterales. La vida de ese policía y de tantos otros pasa a la categoría de daño colateral.

¿Es que acaso no ser  quien aprieta el gatillo  exonera de responsabilidad, peor aún, de culpa?  Señores y señoras dirigentes  admitan que  declaran una guerra, y que en ella se esperan muertos. No siempre como efecto de una bala, también  podemos esperarlos  cuando el objetivo es  privar de alimentos y medicinas. Antes de la operación final  el bloqueo a Irán produjo cientos de muertos  de niños, igualmente calificados de “daños colaterales”.

Cuánta indignación e impotencia  causa el empuje al caos, a la desestabilización y a las muertes sin razón. Como en el caso de estos oficiales, uno muerto, heridos otros, sencillamente porque estaban haciendo lo que corresponde  hacer  en beneficio de la comunidad, asegurando el derechos a la circulación, en protección de los ciudadanos de esta República, la cual aquellos  no quieren y desconocen.

¿La violencia política es legítima?  Pienso que  no se justifica, más aun cuando, en nuestro caso, en nuestro país, hay  medios para alcanzar objetivos políticos, ateniéndose a la Constitución tal como  fue aprobada por  todos  en un referéndum en el año de 1999. Desde un pensamiento por la paz no se justifica la violencia pero cuando se decide asumir, sostenida en razones éticas, se asume con el agregado de la responsabilidad y el dar cuenta del acto o de los actos. Pero, no, hay quienes no  pueden esperar  para asirse de  aquello que esta fuera de los principios constitucionales, caiga quien caiga, se destroce y se dañe.  Porque no es por los derechos humanos, no es porque  se busca   gobernar apuntando  a  beneficios  para  los ciudadanos. Estas son máscaras que ocultan los viejos intereses, los de siempre, no los intereses de protección, seguridad, soberanía y felicidad de todos y todas. Son máscaras para la creencia y la ilusión del seguidor que  dice a los cuatro vientos: “marcho por mi país”.

No se justifica si para conseguir lo que se busca se pierde soberanía  en ello, se inculque el odio, se incite a la violencia, se rompa la solidaridad y la confianza entre los habitantes. No puede ser que se escuche a un locutor de radio  en Mérida, animando a sus oyentes  a que busquen sus armas, que vayan armados que se aproveche la oportunidad de  disparar (lo dijo en otros términos mas degradados) a un chavista, justo como lo hicieron cuando mataron aquella compañera en Mérida cuando trataba de abrir paso en su calle.  O aquel otro que envía un mensaje que llega a los venezolanos en el  exterior,  donde se dice: “saquen sus machetes…..no digan lo que tienen en casa porque el hambre no tiene amigos.….” Y ahí  tenemos  que convivir, ser pacientes, no arremeter contra familiares y amigos que, aunque lo nieguen, se hacen  partícipes y cómplices, en tanto callan, en tanto guardan silencio, en tanto  se unen  en paros, huelgas, sabotajes, amenazas, obedeciendo automáticamente a hacer todo por “salir de un presidente” sin pensar de  lo que se trata realmente,  y aunque no se sepa o se piense, se es igualmente responsable  de las muertes, asesinatos de líderes campesinos, de jóvenes políticos, y los daños materiales y espirituales que se le causa a toda una sociedad. La obediencia incondicional  también se juzga y se castiga.

Si no se puede esperar por los medios que la Constitución, leyes y reglamentos proponen, si a todo y al poder  se quiere llegar por la vía inmediata que implica la violencia, acudiendo a  ella  y pasando por encima de todo,  es porque  algo oculta quien la fomenta. Nos toca, entonces, develar una y otra vez  la causa, las causas de la guerra  contra todo un pueblo,  y hacerlo sin descanso. Hacerlo en los términos de la paz, sin abandonar la alegría del cuerpo y del espíritu.

¡ Cuán difícil , Presidente Chávez, es la tarea asignada para sostener la Patria!   
María Antonieta Izaguirre
Psicóloga Clínica

12 sep. 2016

EL HAMBRE Y LA GUERRA PSICOLÓGICA




¿Quién siendo hombre o mujer de buena voluntad no se estremece por el hambre? ¿Quién puede permanecer incólume ante una imagen, una historia, una experiencia de hambre? De hambre verdadera, esa que golpea, que agrede, que mata, esa que permanece sin ser vencida en el mundo. Son muchos los artículos, libros, intenciones, propuestas de acabar con el hambre en nuestro planeta, el capitalismo y sus desigualdades, inequidades, injusticias cada día más fomenta, refuerza y impulsa el hambre y la hipocresía hace que sea  invisible, que parezca que no existe, que es lejana.
Algunas propuestas serias han surgido, específicamente de América Latina que ha vivido con una población en pobreza y con hambre. Ellas apuntan a fomentar la producción agrícola, en disminuir la injusticia social, en promover el buen vivir con medidas que garanticen derechos sociales.

La Revolución Bolivariana y nuestro comandante Hugo Chávez fue un luchador incansable en este frente y como en muchos otros logró la victoria. A Chávez le dolía la pobreza, la sentía en carne viva, su angustia por el hambre se convirtió en lucha permanente en cualquier lugar del mundo. Su accionar, su solidaridad, su empatía, su trabajo incansable dan muestra de ello. Recordemos que el Plan de erradicación del hambre de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) lleva el nombre de Hugo Chávez. 

Nuestro Presidente Obrero Nicolás Maduro sigue su  plan y con conciencia de clase insiste en el buen vivir, disminuimos los índices de desnutrición, la pobreza crítica y extrema. Las misiones y grandes misiones van como tanques de guerra a combatir los flagelos del sistema capitalista. Las bases de misiones en los sectores de pobreza extrema, los planes permanentes de acción en alimentación, servicios, vivienda,  educación, salud,  trabajo,  formación, la atención integral, la conciencia social son punta de lanza para el empoderamiento y el cambio de modelo. Esto es una lucha larga y se inició en Venezuela con la fuerza de la solidaridad para Nuestra América  toda. 

Si la Revolución Bolivariana ha tenido éxito contundente e indiscutible, es en el área social, es por ello, que en los actuales momentos es un blanco de ataque, ¿Y cómo hacer eso? Pues trabajando las percepciones sociales, reforzando imaginarios, actitudes, magnificando las situaciones difíciles, y “mostrando al mundo” imágenes y casos de gran susceptibilidad, por ello, analistas, intelectuales, políticos y medios de derecha tienen rato mostrando interés por el hambre en nuestro País. 

Partiremos del concepto del hambre, que en nuestra forma de hablar se relaciona con la sensación fisiológica que sentimos cuando no hemos comido, es decir muchas veces nos levantamos con hambre, o cuando pasamos de la hora de comer, o cuando tenemos más de 4 horas sin ingerir nada, o cuando comemos algo sanito y la digerimos rápido, esa hambre es normal,  la padecemos todos y todas, eso no es importante, la complicada está en aquella que podemos llamar hambre social. Esta es la que quieren mostrar, la que quieren magnificar, la que surge sin mayores análisis. Los cambios de hábitos alimentarios permiten mejorar la salud, el peso, el buen vivir y no es necesariamente por falta de comida, sí por cambio de alimentos, no es lo mismo comer pan con mortadela y un refresco, a  una ensalada con pollo asado, yuca y un jugo de frutas sin azúcar.

La revolución bolivariana responsable y consciente ha trabajado incansablemente para lograr una equitativa distribución de la riqueza y es por ello que también ha sido atacada duramente. La guerra económica y la guerra psicológica han dañado nuestra cotidianidad y estabilidad alimentaria, duramente, nos han creado angustias, incertidumbre, desasosiego, desesperación, nos han puesto a hacer colas durante horas y horas para tener acceso a productos de consumo cotidiano, han golpeado nuestros hábitos alimentarios y nuestra idiosincrasia, fomentando el egoísmo, la usura, el sálvense quien pueda, el individualismo, los valores deshumanizados, el consumo….

Ahora vemos en las redes,  a través de las noticias y de los  medios masivos de incomunicación imágenes (que dicen más que mil palabras) donde se muestra a venezolanos comiendo de la basura, personas en situación de calle, en condiciones de miseria. Noticias donde se muestra como miles de venezolanos están pasando hambre, el aumento de pobreza con datos económicos simples, en fin encontramos la creación insistente de percepciones de hambre, pobreza y crisis humanitaria. Cuya intensión es evidentemente política.

Aquí algunos elementos para el debate. En primer lugar, los que ahora se muestran sensibles en nuestro país, ante este flagelo de la humanidad, son los mismos que nunca jamás se  interesaron ni en los pobres, ni sus condiciones, por el contrario, los descalifican, crean y refuerzan estereotipos,  los hacen responsables de su “estilo de vida” y para ello crean programas de caridad que sustentan Organizaciones No Gubernamentales (ONG) internacionales y locales ,  que reproducen el estatus quo  y siguen explotando a los más pobres y negándoles sus derechos sociales. En segundo lugar desde el año 2012  agudizándose  la intensidad de la guerra psicológica los medios de comunicación ya  “vaticinaban” en sus grandes titulares “Viene Hambre” preparando el escenario para la ejecución de la guerra económica.

Iniciada  con alta intensidad la guerra económica y “desapareciendo” de los anaqueles los productos acostumbrados a consumir por la gran mayoría de los venezolanos y venezolanas se inició la artillería psicológica en la cual se estimula la percepción social que no se está comiendo, que se está pasando hambre, que el gobierno nos mata de hambre, que los niños comienzan a estar desnutridos,  aparece la “dieta de maduro” responsable del peso de todas y todos, comienzan las imágenes descontextualizadas muy bien montadas con mensajes latentes, unos evidentes otras no tanto, como vemos en las imágenes de este articulo. 
 
La falta de algunos productos en las grandes cadenas de supermercados es responsabilidad mayoritariamente de los grandes empresarios, que en medio de esa guerra cada día están más enriquecidos mientras el pueblo ha pasado trabajo y situaciones muy difíciles durante todo el año sin ningún tipo de piedad. 

Los ahora preocupados, analistas, acádemicos, intelectuales,  políticos y medios de comunicación a su servicio,  no han hecho ninguna propuesta sensata, real y positiva, tampoco acciones que ayuden a resolver el problema ni tampoco dan elementos científicos, reales, serios,  creíbles, que sostengan lo que han dicho irresponsablemente desde inicio de año.

Las medidas del gobierno han permitido  efectivamente detener el objetivo de la guerra económica: que se pueda “desatar una  hambruna”,  y solicitar una intervención por crisis humanitaria. Las acciones del gobierno han servido para defender a la población, contraatacar y lograr avanzar en un nuevo modelo.  Los aumentos de salario, de los bono de alimentación,  las misiones sociales, las grandes misiones, la organización popular a través de los CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) donde la distribución de alimentos esta a  cargo del pueblo y no de las grandes cadenas de distribución,  la agricultura urbana, la agenda económica bolivariana con sus líneas estratégicas, intentan romper con el colonialismo alimentario y crear una nueva cultura productiva.

En Venezuela hemos estado sometidos a una transculturización brutal que condicionó nuestros hábitos alimenticios por décadas. Además el mercado con miles de industrias posicionó marcas y productos que se convirtieron en preferencias de consumo de forma paulatina y que hoy en día son nuestra comida diaria, incluso, marcas y productos que se han querido asociar falsamente con nuestra identidad como venezolanos. La modernización ayudó a convertir nuestros alimentos en productos pre cocidos, fáciles de elaborar y que complacen los gustos ya condicionados, y con una economía rentista petrolera, el consumismo y el facilismo se convirtió en una forma de vida, en una cultura.

Darnos un golpe en nuestros hábitos alimentarios y en nuestra forma de vivir es muy fácil, basta con eliminar la accesibilidad a lo que cotidianamente consumimos, con escasez, hiperinflación, desabastecimiento y saboteando la distribución. Pero si revisamos lo que consumimos encontramos muy malos hábitos, que nos conducen a una malnutrición, obesidad, hipertensión, diabetes, entre otras cosas. Aprovechemos pues esta coyuntura para comer sano, para estar sanos, para afianzar los valores propios. Procuremos más solidaridad, más apoyo, más organización, para el buen vivir. 

Por último recomendamos siempre un llamado a la prueba de realidad, a diferenciar entre las percepciones, lo que “nos parece que es asi” y lo que ocurre en realidad. Ante el comentario de que se está pasando hambre preguntemos ¿Cuándo fue la última vez que comiste? ¿Qué comiste? ¿Que acciones has tomado para mejorar el acceso a los  alimentos? ¿Cuál es la forma de organización a la que perteneces para tratar de enfrentar el desabastecimiento y la inflación? Y tratemos de orientar en los planes, programas, acciones, misiones que lleva a cabo el gobierno nacional.
Mg. Ovilia Suárez
Psicóloga en desarrollo Humano

*En la foto observamos dos púberes con todos los estereotipos de pobres, buscando en una única bolsa de basura adentro, vemos actitudes incluso de juego en dos de ellos mientras el central come algo que “encontró” en la bolsa, en la pared claramente el nombre de Maduro.

10 sep. 2016

DE ABRAHAM MASLOW A NICOLÁS MADURO (Parte II)



 PARTE II. CHÁVEZ, SIMPLEMENTE CHÁVEZ; POR CULPECHÁVEZ. (***)


No se pretende en este escrito describir o caracterizar el período previo llamado “La 4ta República; basta con decir que la historia contemporánea de Venezuela se divide en antes y después de Chávez.      

Este proceso revolucionario (que durará hasta que se acabe la dominación en el mundo) tiene sus orígenes en la resistencia de nuestros indígenas, luego de la invasión de Colón. Aunque tiene sus expresiones en seres que son considerados históricos, entendemos que ellos son el producto de la maduración de los pueblos cuando están listos para dar el salto cualitativo de la sumisión y la resistencia hacia la liberación y la construcción del modelo de organización social pertinente. Estos seres, emblemáticos de sus épocas, pudieran resumirse en: Guaicaipuro, Túpac Katari, José Leonardo Chirinos, Gual y España, Miranda, Simón Rodríguez, Bolívar, Sucre, Manuela Sáenz, Petión, San Martín, Artigas, Abreu e Lima, Ezequiel Zamora; San Martín, Sandino, Camilo Torres, Allende, Che Guevara, Fidel Castro, Argimiro Gabaldón y faltan muchísimos, hasta llegar a Hugo Chávez.  
 
En los tiempos de Guaicaipuro se inicia la guerra de resistencia. Con Petión y Bolívar se logra la guerra y la independencia anticolonial, antiimperialista y nuestraamericana. Con Zamora se fortalece el contenido del pueblerio como verdadero sujeto histórico de las rebeliones de independencia y soberanía. Con Chávez -posterior al Caracazo- se retoma la bandera del pueblo organizado como sujeto histórico de la revolución (al igual que Zamora), la unidad latinoamericana, así como la esperanza y la utopía del Socialismo con apellido de Bolivariano. 
      
Y todo por “culpeChávez”. Porque Chávez, en una correcta lectura de su momento histórico, entendió que el modelo de la democracia representativa se había agotado y que luego de asumir la presidencia, debía intentar resolver el asunto de las necesidades más urgentes de la población: alimentación, salud, vivienda, trabajo, educación. También se dedicó, sin desmayo, a trabajar la dimensión espiritual de los venezolanos, así como el orgullo y la dignidad humana postergada. Desde siempre se -y nos- pensó como pueblo al que le corresponde hacer patria y destino de felicidad.

Para ello crea la Misiones: Barrio Adentro, Robinson, Ribas y Sucre, Che Guevara, Saber y Trabajo; crea los Mercal y Pdval, la Misión Sonrisa, Misión Identidad Madres del Barrio. Un sin fin de misiones, programas, planes y respuestas -bajo el esquema de sistemas que atendería a los millones a quienes se les habían negado todos sus derechos- que resolviesen los problem
as más inmediatos.
      
En función del tema de las necesidades humanas, Chávez nos hizo recuperar el sentido de pertenencia, arraigo, venezolanidad, americanidad y humanidad. Se dedicó a combatir la vergüenza que sentían muchos venezolanos por su condición (inoculada) de tercermundistas, subdesarrollados, incultos y maleducados, transmutándola en orgullo, en decoro, y nos dijo que la vergüenza por el origen es una infidelidad contra la patria, con nosotros mismos y contra el don de la vida. Con su ejemplo combatió la vergüenza de clase, de ser pobre, por lo que se asumió como el Veguero de Sabaneta, como indio, como negro, como zambo, luchando así contra el endoracismo o racismo hacia lo propio. Se sentía orgulloso de su gente y de su cultura. Nos levantó el orgullo de ser indios, de ser negros, de ser llaneros, de ser pobres, de ser mujeres y hombres de esta tierra y de este tiempo.

Nos enseñó que ser socialista era ser feminista, señalando que el machismo y el patriarcado son expresiones de la dominación capitalista.

Sobre el ejemplo del líder, no señaló: "No hay nada mejor para educar que el ejemplo, el buen ejemplo de desprendimiento, de trabajo incansable, de honestidad, de humildad; ése es el mejor mecanismo para la educación cívica". (Discurso con motivo de los primeros cien días de gobierno. Palacio de Miraflores. 13/05/99).

Chávez nos dejó su concepto de pueblo: "Pueblo no es un poco e` gente, una sumatoria de individualidades. Pueblo es como dijo Rousseau: Una multitud y un conjunto de gente que bebe de la misma fuente histórica, con conciencia pero además con un proyecto común; sino, eso es un reguero e` gente, un reguero e` gente" y mientras tanto la burguesía se roba el dinero y el imperio hace con nuestra patria lo que le da la gana. Es la voltereta de la historia, porque nosotros somos los descendientes de los derrotados de siempre". (1)

A los militares les recuperó el sentido –olvidado- de ser los herederos del Libertador Simón Bolívar. Les develó su sentido de pertenencia al Ejército Libertador. Los unió en una sola fuerza, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana; ya no serían varias fuerzas fragmentadas. A los militares les puso un espejo al frente y les hizo ver el pueblo uniformado –y en armas- que son. A los civiles nos pidió que conformáramos la Milicia Nacional Bolivariana, para darnos cuenta del ciudadano-soldado que somos y que Bolívar transformó de montoneras -tras un caudillo-, en un ejército de libertadores, uniformados, entrenados, disciplinados y orgullosos de luchar, morir y vivir por la patria y por un destino sin cadenas y sin amos. Es la unidad cívico-militar, es decir, Poder Popular + Fuerza Armada Nacional Bolivariana, el terror de toda fuerza de ocupación. 

Por si eso fuese poco, Chávez promovió y participó en el impulso, diseño, definición y praxis de una nueva doctrina militar bolivariana, insistiendo en la totalidad y complementariedad de los conceptos de Seguridad Integral de la Nación, Defensa Integral de la Nación y Desarrollo Integral de la Nación, bajo el principio clave de corresponsabilidad.      

Nos mostró al enemigo con el cual había que luchar: “Nuestra lucha hoy, la batalla histórica de la Revolución y del pueblo venezolano es acabar con toda forma de esclavitud moderna, una oscura y sutil esclavitud que ya no se ejerce mediante el látigo, el hierro y los grilletes, sino a través de cadenas invisibles de los brutales y perversos mecanismos de la explotación capitalista: la alienación, la dominación, la enajenación, la opresión y mercantilización de las relaciones humanas”. (Mensaje anual ante la Asamblea Nacional. 11/01/08).
           
En esa pirámide de Maslow, donde se ubica lo transcendente, se puede señalar que Chávez se sabía un hombre con destino y frente al 04 de febrero del 92, presentó su “Por ahora” y frente a un país desesperanzado nos invitó a soñar y a crear una nueva-otra partida de nacimiento, nuestra nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela como proyecto y utopía de nación.

Desarrolló la solidaridad con pueblos y gobiernos hermanos, que frente a la agresión imperial han sabido defendernos, apoyarnos y acompañarnos.

Nos dio un sentido de propósito, de vida, de lucha por el destino necesario y posible. Nos dejó una tarea pendiente, un gran desafío; Los Cinco Objetivos Históricos del Chavismo: 1) Mantener la independencia nacional; 2) Profundizar el socialismo en el país; 3) Convertir a Venezuela en potencia; 4) Acabar con la unipolaridad del imperio, y 5) Contribuir a la salvación del planeta.

Pero fue el amor el instrumento de Chávez para combatir la pobreza, es decir, la carencia de todo lo imprescindible para vivir como seres humanos y que es la concreción de la dominación. “Nosotros no andamos chillando, no. Los verdaderos combatientes no chillan; combaten y pujan. Nosotros pujamos, nosotros lloramos, sí, pero sobre todo amamos intensamente lo que hacemos. Es el amor que reina en nuestros corazones, en nuestras acciones, en el cada día que batallamos. No queremos tregua”. (Primera Asamblea Nacional del Polo Patriótico, Sala Plenaria de Parque Central. 19/04/99).
           
Nos dijo dónde estaba el “Edén” y la “Tierra prometida”: “La Comuna es el espacio donde vamos a engendrar y parir el Socialismo desde lo pequeño…Una Comuna sin fábrica, sin tierras para la siembra, sin comercio socialista, no es Comuna”. Debemos construir el Poder Popular, las Comunas, el Poder Comunal y la toparquía. (Programa Aló Presidente Teórico # 1. Teatro Teresa Carreño. 11/06/09). 
           
Nos advirtió para las embestidas escuálidas y/o imperiales: “La mejor manera de evitar la guerra es prepararnos para ella, con toda la fuerza que podamos para advertirle al enemigo que le costaría muy caro violar la soberanía y la libertad de esta tierra”. (Chávez habla a la Juventud. Encuentro con el Frente Francisco de Miranda. Fuerte Tiuna. Caracas. 01/04/05).
  • Nos dejó tareas y responsabilidades, para las próximas décadas:
  • Nos dejó cosas concretas y reales que defender y cuidar: Mercal, Misiones, PDVSA, un pueblo sin analfabetas, Tves; el CELAC, la ALBA, 
  • Nos dejó utopías para caminar: Socialismo Bolivariano, independencia, conciencia de patria, unidad latinoamericana:
“¡Juventud, salven este mundo, jóvenes! Muchachas y muchachos salven el mundo. Nosotros los viejos los ayudaremos a enderezar el barco, a salvar a este maravilloso mundo, esta tierra nuestra, este mundo nuestro, estas aguas, estos cielos y esta tierra! (http://todochavez.gob.ve/todochavez/4195-alo-presidente-n-327).

Pensó en todo para todos: “La Patria es de todos y para todos. La Patria es completa o no es Patria y nuestros hermanos con discapacidad son parte de la patria y el reto del socialismo es llevar, llevar la patria a todos y darle a todos el mayor nivel de felicidad, como decía Bolívar”. (http://todochavez.gob.ve/todochavez/4195-alo-presidente-n-327)

Nos dio la seguridad de que siempre velaría por nosotros y nos dijo: “Yo estaré con Ustedes, siempre, pase lo que pase, cueste lo que cueste. Y les prometo que viviré con Ustedes, que lucharé con Ustedes, y que venceré con ustedes.” (2)

Nos dibujó lo que implicaba la espiritualidad revolucionaria y antiimperialista: “Créanlo…. No hay revolución posible, si no hay descolonización del alma; porque la ideología dominante, el imperio pues, coloniza el espíritu, adormece y hace conformista a los hombres y mujeres de nuestro pueblo; Por eso, la principal batalla tiene que darse dentro de cada uno de nosotros; Sacar al imperio dentro de nosotros, sacar al egoísmo, la miseria y al divisionismo desde dentro de nosotros mismos primero. Y lo lograremos, yo tengo una inmensa fe en que lo lograremos.” (3). 

Nos enseñó lo que es el coraje y la valentía al enfrentarse al Departamento de Estado, al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial; a la CIA y al Mossad israelí (cuyo embajador expulsó). Le dijo a Obama bruto y le dio el libro Las Venas Abiertas de América Latina para que se lo leyera. A Bush le dijo diablo, “jediondo a azufre” y se persignó. Desalojó a la DEA del país y llamó al poder gringo “yanquis de mierda”. Luchó contra la naturaleza como Bolívar en su momento: Sequias, inviernos, vaguadas y deslaves. Resistió golpes de Estado. Sobrevivió a varios intentos de magnicidio y a las intrigas palaciegas.
            
Pero resulta que hoy por hoy, el venezolano, que está transitando caminos de creación, de realización, de altruismo, de cooperación y de humanidad, que crece y se realiza como pueblo y nación independiente y soberana, se ha visto de nuevo superado por el hecho de tener que resolver la inmediatez de atender el tema alimentario, suyo, de los suyos y los otros, es decir, comunidad o nación según sea el caso de militancia del ser, al que han llevado de estar en niveles superiores de conciencia social hacia estadios más básicos o inferiores.
             
Hay algunos indicadores que me permiten leer, estudiar, interpretar y reflexionar en torno a lo dicho anteriormente:
  • ¿Cuánto se gasta en alimentación, medicinas o productos que están siendo acaparados y encarecidos? 
  • ¿Cuánto tiempo gastamos en buscar alimentos? Es bueno preguntarle a los cercanos a uno. 
  • ¿De qué se habla en los espacios habituales de encuentro casual de la gente, es decir: metro, camioneta, colas, en la casa, en los trabajos o en cualquier parte? Se habla es de inflación, desabastecimiento, inseguridad, del gobierno, de harina pan, de yuca, de azúcar, de pollo.
  • ¿Cuántos pensamientos tenemos al día que están referidos a la situación económica del país?
  •  Es decir ¿en qué se gasta gran parte de nuestro presupuesto? ¿En qué pensamos? ¿De qué dialogamos?
  • Al parecer los principales problemas a los que hace referencia el venezolano son: la alimentación y la inseguridad.
 Creo que debemos romper el cerco que nos han tendido y seguir avanzando para tomar la colina, nuestra colina (el Socialismo). ¿Cómo? Sembrando, estudiando, siendo solidarios, haciéndole boicot a la especulación, cambiando nuestros hábitos alimentarios y de consumo en general, apoyando a Maduro, aprendiendo a ser creativos, resistiendo, siendo más chavistas, cristianos y revolucionarios todos los días, asociándonos, participando, militando, soñando, creando mañanas y futuros, amando a todo y a todos.   
 
Sin embargo, debemos reconocer que no todo ha sido malo como resultado de este cerco, asedio y guerra financiera, mediática, diplomática, informativa y alimentaria. Estamos haciendo trueques, estamos aprendiendo a hacer los alimentos para nuestros animales; estamos aprendiendo a hacer arepas de yuca y plátano, estamos aprendiendo a hacer desodorantes y productos de limpieza, estamos aprendiendo a gastar en lo necesario. Estamos siendo más solidarios, creativos y aprendiendo lo que es una revolución verdadera.

Además, Chávez nos dejó un sucesor a quien hay que apoyar. Maduro ha resistido con nosotros. Desarrolla las OLP, los CLAP, lleva a cabo El Congreso de la Patria para continuar con el proceso constituyente y con él debemos seguir avanzando y construyendo patria; la Patria Necesaria, Bolivariana, Socialista y Chavista. 

"El rol de los avatares o grandes maestros
es el de romper con viejas ideas, costumbres o estructuras
y abrir nuevas sendas al desarrollo más pleno de la condición humana.
Son espíritus adelantados a su época,
con la misión de elevar la conciencia colectiva.
Muchas veces son perseguidos, acusados, y asesinados,
pero, por lo general, con la misión cumplida,
su obra no muere, sino que trasciende y se hace eterna.
Aparecen en un tiempo y espacio determinado para iluminar". (4)


Nota final: Opino que mientras estemos sitiados, agredidos, cercados o bajo una condición de guerra no convencional, como la que actualmente padecemos, no deberíamos realizar ningún tipo de elecciones, de cualquier género. Estamos jugando con las reglas del enemigo y creo que debemos cambiar las reglas.



Referencias:


1) (Chávez a su llegada de la Habana–Cuba. Aeropuerto de Maiquetía el 7/12/12. VTV)

(2)http://blog.chavez.org.ve/temas/noticias/conformaran-comision-para-analizar-resultados-congreso-bicentenario-estudiantes/#.V7z1GBKlc6A

(3) Discurso: X Aniversario del Banco del Pueblo. Teatro Teresa Carreño. 26/10/09.

(4) Fuente: Chávez fue un avatar, que nunca supo que fue un avatar. En: aporrea: 31/08/2015. http://www.aporrea.org/actualidad/a213162.html

(*) Fuente: http://webspace.ship.edu/cgboer/maslowesp.html (consultada el: 18/08/2016) Maslow A. (1991). Motivación and Personality. Madrid. Ediciones Díaz de Santos.

(**) Fuente: http://www.telesurtv.net/news/Richard-Nixon-pidio-hacer-gritar-a-la-economia-de-Chile-20140525-0038.html (consultada el 18/08/2016)

(***) Alude a una expresión (que rápidamente se popularizó en la población venezolana chavista) de una niña que al ser entrevistada por la televisora estatal VTV, a propósito del fallecimiento del presidente Chávez y lo que significaba el presidente para ella, respondió que: “Por culpa de Chávez tengo mi canaimita, por culpa de Chávez tengo mi casa, por culpa de Chávez mi mamá estudió”. Respuesta que en la lógica semántica de la niña significaba gratitud hacia el presidente.



Mg. Fernando Pérez.
Psicólogo Clínico