26 abr. 2017

PRONUNCIAMIENTO

El Colectivo Psicólogos y Psicólogas por el Socialismo expresa su más absoluto repudio a todos los hechos de violencia ocurridos en las últimas semanas en nuestro país, sus métodos, técnicas y las actitudes irresponsables por parte de sus dirigentes.

Asimismo, emplaza a los órganos del Estado a llevar las investigaciones, acciones y sanciones que requieran cada uno de los responsables de los actos de vandalismo, amedrentamiento, amenazas a conciudadanos, destrucción de espacios públicos y asesinatos.  

Ante el aumento descabellado de la guerra psicológica con el uso indiscriminado de las redes sociales, que ha creado estados de ansiedad que se aproximan a lo patológico y un estado de zozobra estimulado y reforzado por los medios y redes sociales, alertamos sobre el uso racional de este tipo de tecnología, por ello exhortamos a evaluar sensatamente cada mensaje que se reciba, considerar la fuente y analizar la pertinencia del reenvío del mismo. 

Los mensajes para generar angustia, miedo e incertidumbre se han convertido en virales y han ocasionado alteraciones en la salud mental de muchas personas, mostrando incluso una realidad inexistente que es creída de forma indudable. Para ejemplificar estas acciones, basta analizar cientos de comunicaciones desde el exterior, manifestando la preocupación por sucesos que no están ocurriendo en nuestras comunidades. Hacemos un llamado a no difundir mensajes que incitan al odio, que transmiten incertidumbre, desconfianza y confrontación. 

Las acciones planificadas con miras a destruir los espacios públicos, las amenazas que estimulan y provocan confrontaciones, el impedimentos del tránsito, las acciones vandálicas; los tratos crueles, inhumanos y degradantes a los que han sido sometidos animales, personas relacionadas con el chavismo y los agentes de seguridad, son parte de la estrategia utilizada para conseguir la ruptura del orden constitucional, a través de una guerra civil o de una intervención militar. Toda persona debe reflexionar si aprueba o no estas acciones, esto nos ubica en la postura de vida, estamos seguros que la mayoría del país rechaza categóricamente tales acciones. 

Rechazamos la criminalización de las diferentes formas de organización social y política, particularmente de los colectivos, ya que de manera reiterativa e irresponsable están siendo asociados a los hechos violentos y, como en el pasado, lo que se pretende es culpabilizar a agrupaciones y a la población que apoya al gobierno. Cada acción violenta es atribuida sin ninguna prueba al gobierno de Nicolás Maduro y a la Revolución Bolivariana y de inmediato creída por los seguidores de esos líderes violentos e irresponsables. La realidad debe mostrarse, no la interpretación que se tenga de la misma.

Insistimos en la necesidad imperante de apegarse a la razón y hacerse preguntas que nos ubiquen en la realidad que vivimos. El país no es la violencia que se quiere mostrar ni el caos generalizado es tal. Sugerimos la organización, la cercanía, retomar lo que nos une como seres que convivimos y rechazar todo aquello que nos confronta. Las acciones y estrategias que nos maltratan y destruyen solo recogen más odio y distancia, desamor y maltrato y no permiten el bienestar ni la sana convivencia.  

Restablecer la cotidianidad garantiza el equilibrio y la seguridad interior de los niños, niñas y adolescentes, la cercanía y apoyo a los adultos mayores y la realización de las metas de vida de nuestros jóvenes, un país se construye con aportes y trabajo. 

El Colectivo Psicólogos y Psicólogas por el Socialismo condena todo tipo de violencia, llama a la no impunidad de los hechos acontecidos, a la sensatez, al sentido común y a la cordura. El pueblo venezolano merece vivir en paz, con la opción política que la mayoría de la población ha decidido tener de manera democrática y que le ha dado un papel protagónico de participación y de organización popular creciente, para el logro de una vida digna, con mayor justicia social.

Caracas, 26 de abril de 2017

25 abr. 2017

EFECTO DOMINÓ. ESTRATEGIA DE LA GUERRA PSICOLÓGICA




            El efecto dominó consiste en colocar sistemáticamente una serie de fichas de dominó en hilera, formando figuras y mecanismos artificiosos, y al dar un leve empujón a la ficha inicial provocar un efecto en cadena, logrando que todas las fichas terminen cayendo. Este mismo efecto se ha intentado implementar en Venezuela para lograr derrocar y desaparecer el proceso revolucionario e instaurar un gobierno neoliberal pro estadounidense. Las últimas manifestaciones “pacíficas” llevadas a cabo por los líderes de la oposición, ponen en evidencia las distintas acciones que buscan crear un efecto dominó en el pueblo y de esta manera lograr que la gente salga masiva y violentamente a protestar en contra del presidente Maduro y se tenga la suficiente “masa popular” para asaltar el poder y legitimarlo ante la opinión pública mundial.
            Algunas de las estrategias es el de organizar grupos de ocho personas o más y trancar distintas arterias viales de importancia con la intención de caotizar el tránsito automotor y el desplazamiento de las personas a sus diferentes destinos. Esto se complementa con acciones virtuales y mediáticas en las cuales se envían mensajes, imágenes y videos de la gente tratando de desplazarse, de las trancas vehiculares, de las quemas de cauchos y de los terroristas enfocados de tal forma que se hace creer que son muchas personas protestando; igualmente se envían imágenes de la policía tratando de controlar a estos grupos. El efecto psicológico que se intenta conseguir entre los receptores de estas noticias es el de generar miedo, ansiedad, estrés, y por otro lado, conductas agresivas y violentas, activando, de esta manera, los mecanismos viscerales, primitivos e irracionales. De modo que las personas recibirán estas noticias como verdades y en consecuencia apoyaran las acciones de los vándalos, justificando estas acciones como válidas ante un gobierno “dictatorial”; otros se unirán a estos grupos creando nuevas acciones con niveles más altos de daños: colocación de guayas de púas en las vías, saqueos de comercios, incendio de instituciones públicas emblemáticas de la revolución.
Estas acciones terroristas son multipropósitos: por una parte se busca caotizar el país, generar los efectos psicológicos entre la personas directamente afectadas por los destrozos, las que se encuentran adyacentes, las que reciben los mensajes, y, por otra parte, se busca que los organismos de seguridad entren en acción de manera de poder captar el momento en donde se vea la “violencia policial del estado”, luego se envía al exterior solo las imágenes y videos de las personas protestando y las de los “agentes del régimen” reprimiendo violentamente a los manifestantes pacíficos.
Otras acciones terroristas a la par de las “marchas pacíficas”, que se han venido llevando a cabo desde hace un tiempo, son las colas planificadas y ejecutadas artificialmente en comercios, bancos, clínicas y hasta instituciones políticas tomadas por lo seudo-chavistas y quinta columnas en donde se eliminan cajeros electrónicos, se ralentizan los sistemas informáticos, se apertura pocas cajas de atención al público, se establecen las colas en sitios en donde el sol pega directamente, no se notifica a las personas que productos se van a expender ni que cantidad. Estos mecanismos son acompañados de mensajes enviados a través de las redes sociales; mensajes diseñados psicológicamente, con la intención de activar los instintos primarios y primitivos de los receptores de estas informaciones. Estas acciones van dirigidas a las necesidades básicas de todos los venezolanos: alimentación, seguridad, salud, empleo, descanso, afecto. Necesidades afectadas por la guerra económica y que se endosa al gobierno bolivariano.  
            El efecto buscado es el de generar una cadena internacional que condene al gobierno revolucionario y que le dé luz verde a los EEUU para intervenir militarmente el país, y, que el pueblo venezolano apoye estas maniobras.
            Lic. Ysrael Salinas
Psicólogo Clínico
Magister en Psicologia Social  

DISCURSO INCENDIARIO DE LA OPOSICIÓN ALIMENTA EL ODIO Y LA INTOLERANCIA



Opina psicóloga: Discurso incendiario de la oposición alimenta el odio y la intolerancia 

Por: Ciudad Caracas | Sábado, 22/04/2017 06:35 AM |
PNB se encuentra con una turba enardecida
Credito: Archivo
22 de abril de 2017.- A juicio de Ovilia Suárez, psicóloga social, es muy peligrosa la insistencia de sectores políticos opositores en presentar a la población un discurso incendiario que podría aumentar la violencia en el país.

En entrevista telefónica concedida al programa Al Instante, a través de la señal de Unión Radio, Suárez, quien pertenece al colectivo Psicólogos y Psicólogas por el Socialismo, precisó que se ha fomentado “el fortalecimiento y el reforzamiento de emociones muy dañinas, tanto en la persona como en el entorno familiar, comunitario y social, que son el odio, la ira y la rabia”.

Agregó al respecto que esos sentimientos han sido alimentados de una manera sistemática y progresiva, “que llevan a acciones manejadas con una emocionalidad por encima de la razón y del sentido común” y que trae como consecuencia que las personas a quienes van dirigidas estas acciones se conviertan víctimas y victimarios al mismo tiempo.

Al ser consultada sobre la violencia desatada durante la movilización opositora del pasado 19 de abril, la experta resaltó algunas situaciones que dejaron en claro la existencia de una derecha radical que practicó la violencia de la manera más salvaje, como la situación vivida en La Candelaria, donde desde un edificio le lanzaron una botella a una manifestante chavista que la mantiene entre la vida y la muerte.

Suárez también calificó como un hecho grave la postura de aquellas personas de la oposición que se autocalifican de pacíficas, pero que no hacen nada para evitar los desmanes que se cometen durante sus movilizaciones, como la destrucción de oficinas públicas y centros educativos.

Ya existen sectores enajenados

La entrevistada sostuvo que toda esta campaña sistemática de odio ejecutada por los sectores opositores ha traído entre otras consecuencias la enajenación mental de personas y grupos.

“Se ha manejado desde lo simbólico, se ha manejado desde lo que son las representaciones sociales, fantasmas y miedos que se han ido inoculando y que llevan a tomar acciones desesperadas y miserables”, explicó.

Advirtió que no todas las personas que marchan contra el Gobierno tienen esa condición, no obstante, advirtió que “hay personas que quieren destruir con un objetivo de cambiar una realidad y ellos creen que la única forma de hacerlo es desde la destrucción; hay otros que, desde el miedo, desde la inseguridad, desde la sensación de la desprotección y manejando símbolos, apoyan sin querer queriendo estos actos vandálicos”.

El manejo de los símbolos

Ovilia Suárez no tiene duda en el que el manejo de los símbolos también constituye una forma de generar violencia en el país y al respecto refirió la gran cantidad de mensajes de texto, voces y videos colocados en las redes sociales sobre lo ocurrido la noche del jueves y la madrugada de ayer en la parroquia El Valle.

“A mí no me parece casual que el día de ayer (jueves) el presidente Nicolás Maduro declara 100% Barrio Adentro a nivel nacional y ocurre un ataque al Centro Materno Infantil Hugo Chávez (…) cuando te están diciendo 100% Barrio Adentro te están diciendo: 100% salud. Cuando una persona siente que en todo el país se le puede brindar salud gratuita, se están manejando símbolos de protección, de ayuda, de seguridad, eso te da confianza y seguridad”.

En ese sentido, explicó que la estrategia consistió en agredir a un centro donde se encuentran mujeres que están por dar a luz, mujeres que recién han dado a luz y neonatos, que se interpreta como símbolo de vida, de paz, de amor y de seguridad social.

Agregó que, ante la confusión generada por la cantidad de información manipulada, en la que se pretendió exaltar la parte negativa, se hace imprescindible ofrecer una versión oficial de los hechos para generar confianza y racionalidad.


2 abr. 2017

LAS COLAS COMO MECANISMO DE DOMINACIÓN PSICOLÓGICA





Al revisar el origen de las colas observamos que se inician en la modernidad como un mecanismo de control del orden al adquirir algún producto o servicio de alta demanda. En principio es asumido como una expresión de civilismo y justicia, ya que implica que el primero de la cola es quien primero adquiere el bien o servicio, y se parte del supuesto de que los primeros han sido los que primero han llegado al lugar en donde se expende el bien o servicio. En este sentido, las colas tienen una connotación positiva y deseable. Por otra parte, según la teoría de las colas, se plantea que las colas se producen al haber un desequilibrio temporal entre la demanda del servicio o producto y la capacidad del sistema para suministrarlo. Podríamos decir que las colas se originan “naturalmente”, es decir, el sistema que oferta el producto o servicio, debido al tipo de local, o falta de personal, o inventario escaso, o configuración del local o de los procesos, no se da abasto para brindar el producto o servicio. Sin embargo, las colas pueden tener un origen intencionado y deliberadamente fomentado, con la finalidad de generar unos efectos “deseados” y calculados cuidadosamente.

Entre los efectos deseados están los económicos, políticos y psicológicos. El efecto económico busca maximizar las ganancias y reducir el tiempo en que el producto este en los anaqueles. Se busca que aumente la demanda por temor a la escasez. Este temor se incita a través del rumor de que el producto va desaparecer de los anaqueles y su precio va aumentar. Esto se refuerza colocando los productos apilados en el piso de manera desordenada y casi siempre al final del local, disminuyendo la cantidad del producto a vender y reduciendo el número de cajas de pago. Estos pasos hará que aumente el número de personas intentando ingresar al establecimiento comercial y por ende, se formaran colas para poder adquirir el producto. El efecto económico logrado es que un producto que podía durar en los anaqueles días y hasta semanas en ser vendido, ahora se vende en cuestión de horas; la inversión económica se capitaliza en cuestión de horas. Por otra parte, las personas al ingresar al comercio para adquirir el producto necesitado siempre compran otros productos. Al final, las ganancias económicas del propietario se ven incrementadas.

Cuando nos detenemos a observar las gigantescas colas que se forman en los alrededores de los distintos comercios, en donde se expenden los productos de la “cesta básica”, y observamos también las informaciones emitidas por los distintos medios de comunicación, operadores políticos y económicos podemos darnos cuenta del efecto político. Algunos elementos que nos dan pistas son los siguientes:
 .- En los locales comerciales: inicio de las ventas de los productos después que las colas ya tienen un tamaño considerable, apilamiento desordenado de estos productos en el piso, no se colocan en los anaqueles, eliminación de cajas para el cobro y ralentizamiento de las máquinas de registro, dejar anaqueles vacíos y áreas con iluminación escasa, generación de incertidumbre en cuanto a que productos se van a vender y cuando. Esto da cuenta de una intencionalidad, por parte de algunos interesados, en fabricar y multiplicar las colas a fin de generar malestar en la gente, y, por otra parte, surjan los famosos bachaqueros, se produzca la especulación e ir caldeando los ánimos.

.- Expresiones, opiniones, “noticias”, “información”, por parte de operadores políticos, económicos y medios de comunicación: culpabilización al gobierno en cuanto al desabastecimiento y de que no se están tomando medidas adecuadas, invisibilización, descalificación y ataque a las medidas adoptadas por éste, proposición de medidas de solución ambiguas, resaltando que lo mejor es salir del gobierno, repetición constante de las penurias que se viven en las colas mediante imágenes, videos y audios, asociándolas con críticas negativas a la gestión gubernamental. Colocar productos de la cesta básica y locales comerciales de otros países, generando la matriz de que en esos lugares se vive mejor, que nosotros estamos en un gran caos. Además, operadores que se montan en transporte colectivos vociferando “inocentemente” opiniones en contra del gobierno y su culpa en la generación de las colas y el desabastecimiento.

Al conjugarse las acciones económicas y políticas, se va creando el efecto psicológico. Por una parte, surge la desesperación y angustia entre la gente al tener que pasar tantas horas en las colas para poder adquirir los productos de primera necesidad, tener que faltar a su trabajo o dejar a un lado las actividades cotidianas, y, por otro lado, se va conformando un sentimiento de rabia hacia el gobierno, evidenciándose en las expresiones de odio hacia sus líderes y todo lo que huela a chavismo.

Con todo esto se va generando un sufrimiento social que daña el sentido de dignidad de las personas y su autoestima al sentir que no se ofrece, ni hay ningún medio de respiro o escape, se produce igualmente un agotamiento físico y psicológico, ansiedad, fatiga, irritabilidad y la reducción en el sentimiento de responsabilidad personal y de solidaridad, y un sentimiento de desesperanza y minusvalía, de no poder satisfacer las necesidades primarias propias ni de los seres queridos. Se percibe que nada de lo que se haga es suficiente para poder cubrir lo necesario para subsistir y se va desarrollando de forma gradual una especie de esquema de pensamiento que poco a poco carcome las fortalezas psíquicas y corporales hasta el punto de doblegar la voluntad. De esta manera algunas personas no piensan más nada sino en cómo adquirir sus alimentos y resolver el día a día; no hay espacio para el análisis político. Hay personas que los desborda el odio y la rabia hacia el gobierno y solo piensan en el momento en que podrán saciar su sed de venganza e ira en contra de todo lo que implique chavismo.

Este proceso abre el camino para moldear la realidad, de obligar al pueblo a disociarse de la realidad, y, de esta manera lograr una mente controlada, esclava, que pueda ser manipulada y activada en cualquier momento para llevar a cabo acciones en contra del gobierno.

Por otra, se va gestando un proceso contrario, que busca un pueblo sumiso, adormecido, moldeable. Que no reaccione ante las injusticias que se cometen contra otros compatriotas. Estamos en presencia de dos procesos: uno que fuerza a la disociación y otro que adormece; ambos buscan controlar la mente y las emociones, ambos son parte de la guerra psicológica.


 Mg. Ysrael Salinas E
Psicólogo Clínico 
Maestria en Psicologia Social

17 mar. 2017

A PROPÓSITO DE LA DECLARACIÓN DEL PRESIDENTE DEL PERÚ PEDRO PABLO KUCZYNSKI




Ni la burguesía, ni la pequeña burguesía en el poder pueden hacer una política anti imperialista. 
La revolución social necesita históricamente la insurrección de los pueblos coloniales. La sociedad capitalista tiende a restaurarse mediante una explotación más metódica y más intensa de sus colonias políticas y económicas: y la revolución social tiene que soliviantar a los pueblos coloniales contra Europa y Estados Unidos, para reducir el número de vasallos y tributarios de la sociedad capitalista.
José Carlos Mariátegui

Muchos pensamientos revolotean en mi cabeza desde las nefastas declaraciones del presidente del Perú Pedro Pablo Kuczynski (PPK) hechas en días pasados, donde aseguró que Venezuela es el único país que está dando problemas a Estados Unidos porque el resto de América Latina está como “perros simpáticos echados en una alfombra” ante la potencia norteamericana (1).

He recordado lo que significa el Perú para mí y para nuestra historia y esas declaraciones. El amor por los hermanos peruanos, mis amores y querencias intelectuales, mi formación y mis afectos directos con hermanos del Perú. Y por esas coincidencias de la vida hoy es 16 de marzo, un día como hoy en 1892 nació el gran poeta peruano Cesar Vallejo, uno de los poetas de mayor influencia en la literatura para mí y muchos de los latinoamericanos. Vallejo nació en  la misma tierra que parió a José Carlos Mariátegui dos años después, de los grandes referentes de izquierda latinoamericana, otro grande,  la misma tierra que antes de que llegaran los colonizadores se centró el gran imperio Inca liderado por Pachacútec, tierra de indígenas, de grandes hazañas y resistencias.

Un país que en los últimos años se ha empobrecido aun más, invisibilizada su historia heroica y pisoteada por los mecanismos del sistema imperante ha pasado a la silente situación de dominación y desesperanza. Dormido por los golpes del sistema capitalista se desdibuja en las señoriales casas de la Lima oligárquica, como si el resto del país no existiera…

El actual presidente de ese país surge de forma dudosa en un proceso electoral complejo y sin salidas reales para fortalecer, dignificar y acompañar al pueblo. Un presidente particular, él como los actuales candidatos aprobados por el imperialismo gringo, es un empresario de confianza de las trasnacionales del petróleo y de los poderosos financieros y de las grandes industrias de los Estados Unidos.  Aprobado y apoyado por los más ricos del mundo (PPK participó en la reunión de 1988 del club Bilderberg, la conferencia a la que asisten los hombres más ricos y poderosos del mundo) es presidente para proteger y salvaguardar los intereses de los poderosos.

Incurso en actuaciones de corrupción, de preventas y de todos los vicios propios de este tipo de “político,” llega a la presidencia olvidando la historia de su país y de los pueblos de América Latina y, queriendo ganar más simpatías del amo imperial de forma increíble e inverosímil, dijo que América latina es “un perro simpático echado en la alfombra de una casa y que por eso no representa ningún  problema para Estados Unidos” ¿De cuál América Latina habla?, ¿De los pueblos nuestroamericanos?, ¿De los pueblos que resistimos y empoderados que estamos decididos a ser libres cueste lo que cueste? No, él habla de otra cosa.

Él habla de los gobiernos colocados por los mismos gringos con sus diversas armas, que han llegado al poder para hacer lo que sea necesario para seguir siendo dóciles, sumisos, obedientes, con correa que los domina y los controla y donde le son absolutamente fieles y leales al amo. Son los propios perros de alfombra, pero no los pueblos, los pueblos de América Latina nunca han sido sumisos a ningún amo, basta recordar la resistencia heroica de nuestros indígenas y de las luchas independentistas y de los esfuerzos de las organizaciones sociales, los movimientos sociales y los gobiernos progresistas de los últimos años que han escuchado a las luchas milenarias de los oprimidos y han levantado con ellos las banderas de la patria grande y la unidad latinoamericana.

Pedro Pablo Kuczynski cuando le dice perros a los países de America Latina se refiere a personas, el perro  es un animal noble y querido por los seres humanos, pero cuando se le dice perro a  personas  cambia de significado, es decirle sumisos y decirle que van detrás de otra persona adulándola.  Quizás, él,  identificado con ese rol trata de proyectarlo a los habitantes de toda América Latina,  pretende matar  la historia negándola, se convierte en presidente  partiendo de las ruinas morales en su trayectoria y con su arrogancia y para figurar ante el amo nos agrede!!! Como diría Cesar Vallejo:

“¡Haber nacido para vivir de nuestra muerte!
¡Levantarse del cielo hacia la tierra
por sus propios desastres
y espiar el momento de apagar con su sombra su tiniebla!

¡Más valdría, francamente,
que se lo coman todo y qué más da...!”

Es la hora de los pueblos, no hay otro camino, más temprano que tarde el Perú despertará también y como parte de su historia tomará la batuta para recuperar su puesto en la lucha colectiva nuestramericana.
¿Venezuela es un problema? ¿Porque no es un perro de alfombra?, es verdad no somos sumisos, no somos aduladores, no le debemos obediencia a ningún amo. Somos hijos e hijas de Bolívar, de Guaicaipuro y para nosotros y nosotras es un gran  orgullo!!!

Y como el mundo al revés, el que protesta es el presidente y gobierno del Perú contra el único gobierno que de inmediato protestó por su insulto a la patria grande y a nuestros pueblos. Él como buen perro de alfombra hizo lo ordenado, dijo lo que tenía que decir, movió la colita y se quedó afuera, en su alfombra,  esperando su hueso o las sobras.

Mientras los pueblos de América latina se mueven, se organizan y luchan, en Venezuela en la peor de las agresiones de la guerra no convencional seguimos trabajando y avanzando en un nuevo modelo. El pueblo de Perú lamentablemente, con su dolor, sus inundaciones y con el desamor y desamparo por parte de sus políticos y de la burguesía que los gobierna trata de sobrevivir y de encontrar la luz y la fuerza. Venezuela, su pueblo, que es decir su gobierno, los apoya, se solidariza y con su espíritu de confraternidad les ofrece su ayuda y  su amor.

Por cierto que hablar de Perú es recordar también a Javier Heraud y recordar su asesinato en medio de árboles y pájaros en la amazonia peruana cuando tenía 21 años pero que murió amando y creyendo en su pueblo y en su patria. ¡Qué diferencia con el actual presidente, que desprecia a su pueblo  y a la América latina toda! Siga ladrando y siga moviendo la cola como buen perro de alfombra, mientras tanto los pueblos seguirán levantando la voz, seguiremos avanzando en un mundo de justicia social,  el espíritu y la fuerza de Túpac Amaru  os acompaña pero esta vez no será vencido por ningún imperio.

Palabra de guerrillero
    Porque mi patria es hermosa
    corno una espada en el aire,
    y más grande ahora y aun
    más hermosa todavía,
    yo hablo y la defiendo
    con mi vida.     No me importa lo que digan
    los traidores,
    hemos cerrado el pasado
    con gruesas lágrimas de acero.
    El cielo es nuestro,
    nuestro el pan de cada día,
    hemos sembrado y cosechado
    el trigo y la tierra,
    y el trigo y la tierra
    son nuestros,
    y para siempre nos pertenecen
    el mar
    las montañas y los pájaros

Javier Heraud
Mg. Ovilia Suarez F
Psicóloga del  desarrollo humano