17 abr. 2013

COMUNICADO



El colectivo Psicólogos por el Socialismo deplora de manera contundente los actos de violencia, promovidos por el ex candidato de la derecha Henrique Capriles Radonsky  y los partidos que lo apoyan, los cuales se desataron luego de su declaración de no reconocer los resultados electorales e incitar a sus seguidores a salir a protestar en la calle ,el día 15 de abril del año en curso en varias ciudades del territorio nacional. Durante estos hechos hemos visto con  preocupación  acciones vandálicas, llenas de odio, conductas  irracionales, primitivas, y violatorias de derechos humanos. Actos como estos son  indicadores de in sanidad mental, característica de la psicopatía política fascista.

En ningún momento estas acciones reflejaron o reivindicaron algún tipo de propuesta política valiosa o ideas positivas para todos los venezolanos, por el contrario, son acciones totalmente vacías de contenido creativo e innovador, ni  político e ideológico, para el avance de la dinámica social.

Han atacado los Centros de Diagnostico Integral, cuya única misión es salvaguardar la salud del pueblo y  salvar vidas. Varios de estos centros fueron quemados incluso con enfermos convalecientes, y personal médico dentro de su interior. Han disparado en la calle personas que celebraban el triunfo del presidente electo Nicolás Maduro solo por pensar diferente, atacaron y quemaron varios locales del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Cercaron casas de dirigentes políticos del chavismo, ex ministros y funcionarios de los poderes del Estado, el colmo de estas acciones criminales ha sido el incendio   de viviendas de amas de casa quienes perdieron todos sus enseres y pertenencias, además intentaron quemar vivas a personas.

Desde antes de las elecciones provocaron de manera descarada,  a los venezolanos y venezolanas enormemente consternados por la desaparición física del Comandante Hugo Chávez. Irrespetando sentimientos, dolores, quienes además soportaron insultos, irrespetos, maltratos hacia su líder, familia, y al pueblo que amó y ama al presidente Chávez. Llegaron hasta pintar pancartas señalando “viva el cáncer” mostrando no la alegría por la muerte del comandante NO, mostrando la insensibilidad por el padecimiento de millones de personas en el mundo, que luchan valientemente por un flagelo que destruye vidas de familias enteras. Ese pueblo que apoya la revolución bolivariana no atendió a las miles de provocaciones y en paz acudió al voto en respeto a las normas, las leyes y sus instituciones.

El llamado al sonar de las cacerolas para producir stress, angustia, ansiedad, miedo,  e incertidumbre, las guarimbas que violan todos los derechos del ciudadano y ciudadana que no pueden acudir a sus trabajos, escuelas, familias, centros de salud…que provoca emociones y sentimientos adversos a la salud mental y a la tranquilidad; el llamar  a confrontaciones en un mensaje claro y simbólico en el cual no reconocen los poderes públicos del Estado, no reconocen las instituciones ni las leyes, eso es la insurgencia, la desobediencia y el caos, ese llamado solo tiene intenciones de destrucción, violencia y muerte.

El desconocimiento de nuestros poderes públicos es el desconocimiento de la ley, única estructura que nos permite vivir en ciudadanía y paz.

Los Psicólogos por el Socialismo declaramos que la delicada situación interna que hoy vive el pueblo de Venezuela debe ser resuelta de forma pacífica, en el estricto respeto a sus leyes, y los poderes públicos constituidos,  sin injerencia extranjera y garantizando la integridad de su territorio,  sus ciudadanos y ciudadanas.

Hacemos un llamado a la población venezolana antichavista a la calma, a la razón, a dejar de atender los llamados de sus dirigentes sin el análisis de lo que ello significa. Resguardemos la salud integral y de la de nuestras familias, con sensatez y rememorando la historia reciente de nuestro país.

Las conductas violentas y emociones de ese nivel de intensidad responden a la guerra Psicológica sistemática que hemos enfrentado los venezolanos y venezolanas, durante largos años. Esa no es parte de nuestras costumbre ni idiosincrasia.
Los y las venezolanas tenemos valores como la  solidaridad, somos respetuosos de la ley, del respeto al prójimo, nuestros valores son de paz, de amor, de vida y aquellos principios de honor y gloria como seres humanos, la mayoría del venezolano y venezolana es pacifica, solidaria y amante de la vida.  No se dejen dominar por pasiones oscuras, foráneas y de una minoría enferma mentalmente con sed de sangre. Nuestro pueblo es alegre, estudioso,  trabajador y amoroso. no permitan que la violencia de unos pocos manche nuestra historia, nuestra condición humana de la que nos sentimos orgullosos y orgullosas.

publicado el 20 de abril  en  Ciudad Caracas y el domingo 21 en el Correo del Orinoco

No hay comentarios.:

Publicar un comentario