28 sep. 2015

SECUESTRO EXPRESS DE ONCE UNIVERSIDADES





¿Cómo fue que dijo la profesora (¿?) Lourdes Viloria, presidenta de la Federación de Asociaciones de Profesores universitarios de Venezuela (FAPUV) cuando declaró recientemente en rechazo a la aprobada tabla salarial de la II convención colectiva del sector universitario? Fue una expresión digna de Ripley: “No se ha llamado a paro indefinido sino a la no reactivación de actividades” (UCVNoticias, 22-09-2015).

Fue una declaración de guerra a la inteligencia, semejante a las expresiones adecas que nos acostumbraron esos especímenes en extinción durante la IV república. Muy semejante la decisión de la mayoría de los miembros del Consejo Universitario (CU) de la UCV cuando en varias oportunidades (2013 y 2014) determinaron a la “flexibilidad académica”, es decir, tenemos las puertas abiertas pero no hay nadie. El cinismo a su máxima expresión.

Ladinamente esta presidenta vitalicia de la FAPUCV durante la negociación de la II convención firmó para aprobar más de 100 cláusulas pero, cuando llegó el turno de las más importantes, las relacionadas con las tablas salariales, le hizo mutis. Esto con el fin de seguir matemáticamente los cálculos realizados meses atrás de NO convalidar una oferta dada por el gobierno que siempre sería menor a las cifras irreales que estaban contenidas en la propuesta inicial dada por las federaciones. Pobrecita, disimuló pero se le vio el bojote.

Por otra parte, a partir de la firma de la mencionada II convención, comenzaron once (11) universidades violadoras de su autonomía, todas pertenecientes a la FAPUV a realizar asambleas intergremiales escuálidas para decidir que no van a reiniciar las actividades “hasta tanto el Ministro de Educación Universitaria escuche y apruebe los salarios adecuados para los profesores de todas las escalas”. Una pelusa. Es decir, todo el proceso legal que ocurrió durante más de dos meses en la mesa de negociación, ahora no es válido, aun firmado por todas las federaciones.

Para más colmo, esto implica que hay que hacer una nueva tabla de salarios pero exclusivamente para los profesores, los ultras de la clase trabajadora de este país, no importando que sea violada la Ley orgánica de Trabajo. ¿Qué poder mágico les dio el titulo o títulos a estos ciudadanos para estar por encima de las leyes y de los demás trabajadores? Ya vimos que le pasó a los meritócratas de la PDVSA, ¿será que debemos recordárselos a estos académicos?

Mientras, los estudiantes de estas universidades nuevamente deben someterse a las dictaduras de estas autoridades académicas y gremiales, que tienen años ilegítimos por NO convocar las elecciones para estos cargos. Incluso, hay que decirlo con los puntos sobre las ies, hasta su dirigencia estudiantil están apoyando estas decisiones, traicionando así a sus compañeros de estudios. Otro semestre chucuto, ya lo sufrieron en el 2013 y durante las guarimbas del 2014, que hasta algunos cayeron presos por la inducción de parte de varios de sus profesores que les inculcaron odio y no conocimientos académicos en sus respectivas clases.

Estas universidades han sido sometidas al “secuestro express” por sus propias autoridades y están pidiendo el rescate constante y sonante, de estrambóticos salarios, sino, no trabajan. La autoridad del abuso pues.

Queda solamente en decir que el gobierno debería realizar una “OLP académica” para que sean serias y se organicen estas autoridades que violan el derecho humano de la educación de nuestros jóvenes y se creen dueñas de las universidades.

PROYECTO SOCIALISTA

No hay comentarios.:

Publicar un comentario