26 oct. 2013

ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LA GUERRA PSICÓLOGICA





El concepto de guerra psicológica no es nuevo, su estudio tampoco, la credibilidad o no en ella depende de diversos factores. En Venezuela el factor más preponderante para su credibilidad es el factor político ideológico, es curioso pero hasta la creencia o no de que existe este tipo de guerra, es parte de la guerra misma. Vamos a explicar un poco que sucede en nuestro país desde el punto de vista de la psicología con esas confrontaciones políticas que se expresan en los planos económicos, políticos, sociales, emocionales, en definitiva en lo humano. La guerra de Cuarta Generación como lo han descrito los analistas militares es ideológica y es la última fase de la guerra imperial de conquista, en la era de las tecnologías, la telemática, las comunicaciones y la globalización esta guerra es más simple y cotidiana de lo que realmente creemos. Sin embargo hay algunas consideraciones que debemos resaltar. La guerra de cuarta generación incluye los componentes, militares, sociales, políticos, ideológicos, en nuestro caso desarrollaremos los sociales que incluyen la guerra y las operaciones psicológicas. Social porque confronta dos modelos de sociedad. ¿Qué es, en qué consiste, a quienes va dirigido, cuales sus estrategias y objetivos?

Como lo señalan algunos autores podemos señalar que

 La guerra psicológica consiste en asustar al enemigo para reducir sus posibilidades de éxito en el combate. La guerra psicológica busca, por un lado, paralizar al adversario, derrotarlo antes de que siquiera entre a combatir y, por otro lado, ganar las ‘mentes y los corazones’ de las personas que no se piensa aniquilar. La guerra no se gana solo en las trincheras, o desde el aire con refinados y sofisticados sistemas de armas automatizadas; hay que ganarla también en las mentes de la gente, tanto en el bando propio como en el enemigo.” (1)


La Guerra Psicológica, como definición simple  es el empleo planificado de la propaganda y de la acción psicológica orientada a direccionar conductas, en la búsqueda de objetivos de control social, político o militar, sin recurrir al uso de la armas (2)

En la Guerra psicológica encontramos estrategias de control y dominación  que se han ido aplicando y que van cambiando valores, actitudes, creencias hasta instalarse en un estado de dominación del Hombre por el Hombre (mujer por mujer, diríamos en lenguaje de género) que se fueron ocurriendo poco a poco por sistemas imperiales y donde el capitalismo se ha instaurado determinando conductas, relaciones humanas e interrelaciones sociales, estilos de vida, cultura.

Entonces cuando hablamos de guerra de cuarta generación dirigida a lo social, estamos hablando de los mensajes sistemáticamente enviados para modificar actitudes, valores y conductas,  los instrumentos para el cumplimiento de estos fines son principalmente los medios de comunicación. El proceso de transculturización que se agudiza en la era petrolera,  comienza a mostrar una sociedad que no se parece a la nuestra pero que se erige como el ideal de vida “el gran sueño americano” donde comenzamos a desear y a soñar con aquello que se muestra como la felicidad del ser humano sin cuestionarnos los valores, principios, conductas que se encuentran detrás de esos conceptos que además son reforzadas en todos los espacios comunicacionales y de formación , los aparatos ideológicos del estado (diría Althuser) al servicio de ese modelo de vida que distaba mucho de nuestra sociedad nacional. Lo que comemos, vestimos, hacemos cambió paulatinamente y se muestra entonces patrones que se adaptan perfectamente a lo que llamamos hoy las conductas y estilos globalizados. Esa forma de vivir se convirtió en “normal”, “natural” y sus excepciones son vistas como fuera de lo común.

Partiendo de esa base es muy fácil realizar operaciones psicológicas que permitan reforzar esos imaginarios, representaciones sociales de bienestar y del estilo de vida planteado como ideal. La Guerra Psicológica agudizada en Venezuela lo que muestra es que esa “sociedad perfecta e idealizada” corre peligro de muerte, está  “amenazada” los mensajes, propaganda y acciones planificadas  se dirigen para alterar, inducir  emociones y comportamientos negativos que obliguen a los y las ciudadanas a defenderse, a proteger su estatus de vida y a confrontar al enemigo potencial que les pueda hacer perder su felicidad alcanzada o soñada. En nuestro caso Chávez y la Revolución Bolivariana son los enemigos de esa fractura, actualmente Nicolás Maduro. Esta parte de las operaciones psicológicas está claro que se dirige a la población de oposición, generalmente urbana y de clase media. Allí es más fácil el manejo porque en sus ideales esta sociedad y estilo de vida además de internalizada es una concepción de vida que se cree, se reproduce y se acepta desde “lo natural.”

La población popular, nacional que es la dominada y explotada mayoritariamente por el capitalismo y que jamás vivió esa “sociedad perfecta” sino aquella que muestra las más duras injusticias y contradicciones está con la revolución Bolivariana y cree con absoluta convicción que un mundo mejor es posible, sus gustos, valores y actitudes son otros más nuestros a pesar de sufrir y vivir los efectos de esa transculturización inmensa que vivió y vive nuestro pueblo desde hace mas de 100 años. La clase media con conciencia social y política, que lucha por una sociedad de derechos y justicia social también se encuentra también en esta mayoría de la población. Sus ideales son otros, esa población que ha elegido a la revolución como forma de gobierno y fuerza transformadora de la sociedad se convierte en el principal blanco de la guerra psicológica actual pues la población aliada al sistema ya está controlada desde los valores, gustos, actitudes, emociones… los chavistas no, ellos han resistido el bombardeo mediático, confían en sus líderes, en el cambio social, en el socialismo.Si hay un pueblo que ha dado ejemplo en el mundo de resistencia frente a la guerra psicológica y los medios es el venezolano, entonces ¿cómo controlar a esta población?

En este momento, la muerte del comandante Chávez  abrió a la extrema derecha de la oposición, más todos sus grupos aliados, la oportunidad de atacar psicológicamente más fuertemente al chavismo. Un sector mayoritario del país está más vulnerable, dolido afectado por la gran pérdida física, sintiendo emociones como tristeza, desaliento, abandono, decepción, desamparo es la fisura emocional por donde se cuela la ofensiva psicológica de la derecha y del imperialismo. Los mensajes y la guerra económica les va a generar inseguridad, dudas, incertidumbre respecto a sus creencias y convicciones. 

La guerra psicológica te hace pensar en que esto puede terminarse, te hace pensar en si ¿podrá Maduro con la Presidencia de la República?. Y además refuerza los sentimientos provocados por la muerte del comandante, “si Chávez estuviera,  esto no estaría pasando” esta frase agrupa muchas cosas en una sola cosa. 

La guerra psicológica actual parte  o aparece conjuntamente con la guerra económica, entonces, se genera y se intensifica la duda de lo que podrá ocurrir en nuestro país en ambos sectores políticos, la ausencia de productos de primera necesidad, la manipulación mediática,  la falta de información veraz efectiva y sistemática por parte del gobierno, el desmontar la percepción de la realidad con trabajos serios de un periodismo comprometido con el pueblo son escasos,  la falta de investigaciones psico sociales serias agudizan la crisis perceptiva.

La planificación de los mensaje, la  propaganda y las acciones van dirigidas a todos los sectores: por edad, clase social, grupo político,  hace ver una realidad nacional  en caos. Para un sector se estimula la confrontación (otra fase de la guerra) a otro la desmovilización,  a todos se refuerza y se siembra la desesperanza y   la desesperación, con el objetivo de crear tal nivel de emociones que toda la población o gran parte de ella busque cualquier alternativa de cambio y por ello su crudeza cerca de las elecciones municipales. Vemos en nuestro entorno mucha gente molesta, incrédula, obstinada, mal humorada, triste,  apática,  saturada, esa no es la idiosincrasia del venezolano y la venezolana, otro ejemplo del sometimiento a la guerra psicológica, el venezolano y la venezolana siempre buscan alternativas, alegres originales, solidarias y con espíritu de lucha. Como nuestros próceres, y como el propio comandante Chávez en medio de todas las dificultades se luchó y se venció. Así somos los venezolanos y venezolanas. No permitamos que afecten nuestras mentes y corazones. 
No podemos negar la realidad, tampoco descalificar la percepción que se tiene del momento actual, nos alerta  la emotividad que existe en el día a día, nos llama la atención el nivel de irracionalidad y de ofuscación por parte de algunos sectores, la desconfianza e incredulidad, nuevamente reitero el llamado a que  no perdamos lo trascendental por lo circunstancial, debemos cerrar filas, debatir, militar por la vida y nuestros ideales. Toda información someterla a prueba de realidad y evaluar las mismas. Confrontar las emociones con la vida que estamos llevando más allá de lo cotidiano sin descuidar lo cotidiano. No perder la vista de la meta y fortalecer la unidad ante todo.

La guerra requiere altruismo, dedicación, esfuerzo, firmeza, unidad, nuestro presidente lo tiene, nuestros líderes también y el pueblo además de tener cada vez más, mayor conciencia política y claridad de acción.

Seguiremos venciendo!!!!
MG Ovilia Suárez
Psicóloga del Desarrollo Humano 

1. Peña, L. Casas, L. y Mena, M. (2009) La Guerra Psicológica contemporánea conceptos esenciales y características. Cuba 
                2.  Freytas, M.  Guerra de Cuarta Generacion (2009)


2 comentarios:

  1. REFLEXIONES........... LE DOY LAS GRACIAS A.... "PSICOLOGOS SOCIALISTAS".....PORQUE SIN SER UN LETRADO EN ESTA PROFESIÓN...... REAFIRMA EL CONCEPTO REAL Y OBJETIVO QUE YO CREO, Y DE LO QUE ESTAMOS VIVIENDO EN ESTOS MOMENTOS... ESTE ARTICULO DEBERÍA SER LEIDO POR CIERTOS.... "CAMARADAS"....QUE SE DEJAN LLEVAR POR RUMORES... EN VERDAD ES MUY INTERESANTE...... QUIZAS PUDIERAN CAMBIAR MUCHAS COSAS EN LAS FILAS SOCIALISTAS....... SE ATREVERAN A LEERLO........???.... MISTERIO DE LA CIENCIA.... GRACIAS ... NOS VEMOS...

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo Ovilia. Es importante profundizar como los medios de comunicación se encuentran al servicio de la guerra psicológica porque es en estos medios donde principalmente circulan un conjunto de nociones que posicionan al chavismo y a la revolución bolivariana como lo peor que ha ocurrido en el país, además de que descalifican la gestión del Presidente Maduro y utilizan la figura del Comandante Chávez para generar en el otro una parálisis emocional ante su pérdida. Ante este embate debemos promover en el ciudadano una consciencia crítica, que ponga en duda lo que se dice en la televisión, radio, etc. que investigue, que lea y analice diferentes puntos de vista de manera de crear una matriz de opinión que no se encuentre mediada por ideas y opiniones lejanas a nuestra realidad venezolana. Saludos.

    ResponderEliminar