25 ene. 2017

SHOW DE LA ASAMBLEA NACIONAL VENEZOLANA EN UN HOSPITAL DE CARACAS




El estar enfermo o sano es una realidad que psicológicamente tiene diferentes formas de vivirse. La idea o imaginario que sobre tener salud o estar enfermo se va conformando en cada ser humano, es el resultado de la interacción entre las vivencias personales, familiares, sociales, culturales y grupales, así como la forma en la que nuestro entorno (sociedad) actúa ante ellas y la información que la persona tenga.

En épocas pasadas, el estar enfermo se concebía como castigo de Dios por alguna falta o pecado, propia o de algún cercano, incluso por la acción del gobernante. En pleno Siglo XXI, esta idea aún genera el que se sigan percibiendo algunas enfermedades o trastornos como castigo de Dios, el que quienes las padecen se avergüencen o sientan culpa por estar enfermos y, que algunas familias se apenen de tener algún integrante con algún problema de salud o discapacidad.

El planteamiento que se realiza a continuación, en atención al intento de “Show de la Asamblea Nacional Venezolana en un Hospital de Caracas”, el día 10 de enero de 2017, trata de abordar, entre informalidad y formalidad, aspectos fundamentales de la percepción e ideas que predominan en la sociedad dominante sobre la salud o la enfermedad. Se reconoce el uso de estereotipos y generalizaciones que no siempre son válidas y mucho menos exactas, pero se hace para simplificar.
La invitación es a reflexionar sobre la concepción de Salud y Enfermedad, profundizar en el estudio, la documentación y la historia de la “medicina moderna”, que le permita generar sus propias ideas o imaginarios cercanos a la “realidad real” de la salud y de la enfermedad.

¿Es la restitución de la salud:
 a) Un derecho humano universal
b) Una mercancía como cualquiera
c) Un proceso costoso por el que hay que pagar
d) Una mezcla de todas las opciones anteriores
e) Una combinación entre las opciones a y c?

Si seleccionó la opción a), lea el primer párrafo;
Si seleccionó la opción b), lea el segundo párrafo;
Si seleccionó la opción c), lea el tercer párrafo;
Si seleccionó la opción d), lea el cuarto párrafo;
Se seleccionó la opción e) lea cada párrafo, indague, estudie y fórmese su propia opinión
Primer Párrafo:
Opción a) Usted tiene claro que la restitución de la salud es su derecho como ser humano y también tiene conciencia de que cuando ella falta o falla, debe el Estado y toda institución, sea pública o privada, garantizarle los medios y los servicios que le permitan volver a estar sano o controlar aquello que hace que su salud no sea plena. Así mismo, debe tener conciencia que cuando acude a un hospital o clínica es por una situación que se escapó de sus manos y, que cuando va al médico es para hacer su control y seguimiento de rutina. Ejemplo: evaluación ginecológica anual si es mujer o, examen de próstata si es hombre o, visita mensual si es responsable de una o de un bebe de 0 a 18 meses, con las respectivas vacunas o, semestral si lo es de un o una niña mayor de esa edad, entre otros. No hace dietas porque tiene hábitos alimenticios adecuados, ni hace ejercicios para estar en forma, porque forman parte de su rutina. También suele ser una persona solidaria con quien se enferma.
Segundo Párrafo:
Opción b) Usted es un convencido de la cultura dominante, considerando que lo importante es que todo tiene un costo y por ello todo tiene un precio, fíjese que no se hace referencia al valor. Por lo tanto, para usted la competencia es lo primero, tener y acumular para el futuro son los principios fundamentales. Suele ir a las “mejores” clínicas o se siente mal tratado cuando no le recetan el “último medicamento” y/o, se lamenta por no tener dinero, cuando, por eso del azar, le toca alguna condición geneticamente determinada, de la que sólo los “ricos” pueden costear su tratamiento. Incluso, puede llegar a dudar del médico que sólo le indica uno o muy pocos medicamentos para tratar sus “dolencias”, si entra en la categoría de “adulto mayor”.
Tercer Párrafo:
Opción c) Usted es una persona consciente, que asume como verdad absoluta que el desarrollo científico en el área de la salud es altamente costoso y, por lo tanto, hay que pagar por ello. Lo más probable es que tenga y/o exija un seguro de salud, denominado HCM, y esté dispuesto a pagar cuotas extras, que le garanticen el “mejor” tratamiento en caso de necesitarlo. Realiza sus respectivos “chequeos” médicos y en caso de un “siniestro” (o sea, de necesitarlo) acude a su médico y busca una clínica que le acepte su empresa aseguradora. Puede llegar a vender, hipotecar y/o endeudarse al extremo por la “vida” de un familiar, antes de ir o trasladarlo a un hospital. Confía ciegamente en las explicaciones (aunque no las entiende) del médico tratante.
Cuarto Párrafo:
Opción d) Usted pocas veces se ha cuestionado el tema de la Restitución de la Salud o de la SALUD misma. Puede tener un seguro colectivo o personal y acudir eventualmente, ante una “contingencia”, al médico o la clínica o el hospital según sus posibilidades. Independientemente de la edad que tenga, le recomiendo documentarse (o sea leer) sobre Salud. Aunque se sorprenda, Salud es mucho más que no estar enfermo o no tener una enfermedad.
Quinto Párrafo
Opción e) Usted está consciente de que la Salud no solo es ausencia de enfermedad. Conoce de los avances en materia de restitución de la salud. Reconoce términos como “Síndrome”, “Trastorno”; cuida su condición física y mental. Tiene sensibilidad ante el padecimiento de los demás y trata de ayudarles. Lee sobre “remedios naturales”; “alimentación sana”; “últimos tratamientos”, llegando a recomendarlos. En este sentido se puede advertir que existen, en términos generales, dos corrientes en el área de la “salud”, una vista como ausencia de salud o “sanación de la enfermedad”, en la que predominada la visión desarrollista occidental, que procura la máxima productividad y longevidad del ser humano y; otra, la “alternativa”, me atrevo a decir de inspiración oriental u originaria, que pone énfasis en los hábitos alimenticios, físicos, culturales y en las condiciones de vida del ser humano.

La contradicción en el Proceso Revolucionario Bolivariano en materia de la salud es que no se ha logrado la síntesis entre ambas visiones. Entre otras razones porque no hay consenso sobre: ¿quién y cómo se paga el valor de la restitución de la salud o de la cura de la enfermedad?; ¿Cómo se distribuyen los recursos, en un proceso de transición, entre la promoción de la “salud integral” y la “cura de la enfermedad”?; ¿Cómo combatir o competir con las grandes empresas “prestadoras de salud”, “sanadoras de enfermedad” e intermediarias financieras?; ¿Cómo enfrentar a los grandes monopolios del área?; ¿Cómo construir una cultura de la prevención y mantenimiento del ser humano sano y al mismo tiempo, atender a quienes se enferman?.

Para responderse este conjunto de preguntas, y formarse su propia idea, se debe buscar mucha información, contrastarla, identificar cuál es su posición y sobre todo, analizar la historia del desarrollo de la medicina “moderna” occidental. Comparar los sistemas sanitarios de diferentes países del mundo y responder ¿quién debe pagar el valor y costo (no precio) de los servicios de la promoción y restitución de la salud como derecho humano universal?

La falta de una política que logre la síntesis entre ambas visiones, puede ser la causa tanto de los grandes errores cometidos, como falta de una política de control y gestión hospitalaria, adquisición de equipamiento de “última generación”, compra de medicamentos recién sacados por los monopolios farmaceúticos, dotación de equipamiento sin responder a una necesidad diagnosticada, dificultades en la articulación de los cientos de prestadores de salud pública, entre otras. También el avance en el ámbito de la atención de salud en las comunidades, la disminución de la mortalidad infantil, el aumento de la esperanza de vida media, el mejoramiento de los indicadores de nutrición, el incremento en la talla y peso promedio de las y los venezolanos, entre otras.

La realidad es demasiado compleja para tener explicaciones sencillas o simples, aunque las explicaciones sencillas permiten al ser humano tener certezas y no abrumarse con la complejidad del conjunto de relaciones, intereses y elementos que intervienen en una situación real.
Reiteramos la invitación a reflexionar sobre nuestras ideas de salud y enfermedad, a estudiar el tema y actuar en consecuencia.

NOS HAN DOMINADO MÁS POR LA IGNORANCIA QUE POR LA FUERZA
Simón Bolívar

Isaliv Matheus Spíndola
Psicóloga clínica

No hay comentarios.:

Publicar un comentario