10 may. 2013

MERCENARIOS PSICOLÓGICOS vs PSICÓLOGOS POR EL SOCIALISMO



oMaría (concha) Seijas. @Concha Seijas: Ingeniera de materiales, poetiza, escritora, ensayista e intelectual.
“Hay que instaurar el control de natalidad en Venezuela. La chusma no puede parir ni un solo niño más. Niños color pupú”.
o   Leorelis Escobar. @_LeoDice
Quiero un campo de concentración para chavistas.
o   JeycsonYanez.
Con ganas de matar chavistas
o   Andreina Mascobetto. @A_ndreina
Dios mío quítame estas ganas de matar chavistas. Amén.
o   Deja el peo. @Abndr_e
Venezuela necesita que se empiecen a crear campos de concentración para aniquilar a los chavistas. Contin…
o   Adriana Quintero. @AdrianaQ
Quiero matar chavistas
o   PeterGarcía. @PeterGarcia.
Con ganas de salir a matar chavistas.
Hagamos campos de concentración para los chavistas y los matamos y listo
o   Manuel Álvarez. @Macastellanos05
Malditos chavistas. Ni sabía q había gente tan ignorante. Sigan violando la constitución, hijos de puta traga leche.
o   Jennifer Alamilla. Maestra adscrita al Min de Defensa en Maracay en el preescolar María Manuela Alcalá de Sucre.
 Para mí los chavistas seguirán siendo sucios, descerebrados, brutos, asesinos, miserables, marginales, pobretones,  una plaga como las ratas que les gusta vivir en la basura. Ojalá todos se pudran y desaparezcan del mapa, como Chávez que se debe estar pudriendo en las pailas del infierno. Ese no volverá nunca más. Y ojalá un chavista me diga algo porque le voy a sacar hasta la madre.  
o   @arepachan
Ver a esa carajita ciega en el cierre de campaña de maduro me recordó, mardita lisiaaadaaaaa.
o   Una pancarta en la concentración de Capriles de su cierre de campaña el 09/04/13
“Viva el cáncer”.
o   Seguidores de Capriles con un cartel, frente a la embajada de Venezuela el 20  de abril en Londres.
“Recuerden: Falklands, Irak, Libya…Nosotros también merecemos la atención de Gran Bretaña, porque Venezuela también tiene petróleo y también merece una invasión”.

Once (11) personas chavistas asesinadas van contabilizadas, luego de que el CNE declarara a Nicolás Maduro ganador en las elecciones del 14 /04/13 y el ex candidato Capriles pidiera sus seguidores que “expresaran su rabia, su frustración y la arrechera en las calles”. Pueblo chavista, pueblo libertador, que como siempre es el que pone los muertos. Once compatriotas perdieron sus vidas o  quemados,  o por  disparos muchos en  la espalda, por múltiples golpes, atropellados por carros con intencionalidad.  A ello se le debe agregar la agresión de  25 centros de salud (CDI y el Hospital de Niños J. M. de los Ríos). 10 centros de  alimentación, así como otros servicios públicos, 4 casas del PSUV asediadas, atacadas y quemadas. Casas de funcionarios del CNE y PDVSA atacadas.
¿Qué motiva a una persona a realizar una acción tan vil y macabra? ¿Cómo se le puede llamar a esto?
¿Será que hay algo de patología en todo este comportamiento? ¿Es un asunto meramente político? o como lo dijese Erich Fromm en su libro “Psicoanálisis de la Sociedad Contemporánea”, donde caracterizó el asunto como un problema de dimensiones sociales y llamó a esta locura social como patología de la normalidad en los países capitalistas.
El alcalde del Municipio Bolivariano Libertador, Jorge Rodríguez, quien también es psiquiatra, señaló: 
 “Conseguí el llamado Manual Estadístico de Diagnósticos de Salud en Psiquiatría, (DMS-4 )   el    cual muestra el criterio de psiquiatras del mundo donde deciden los criterios diagnósticos para cada condición o enfermedad psiquiátrica o algún disturbio de la personalidad estructural de un ser humano para poder acercarse de forma científica al diagnóstico”.

Refirió que en dicho manual se aclara que para diagnosticar el “Trastorno Antisocial de la Personalidad” en cualquier persona, debe padecer o existir tres de siete criterios establecidos. Esos criterios son: “Fracaso para adaptarse a las normas sociales, deshonestidad, impulsividad, irritabilidad y agresividad, despreocupación imprudente por la seguridad, sobre todo la de los demás y falta de remordimiento, como lo indica la indiferencia. El señor Capriles cumple siete de siete criterios y eso es preocupante”. http://psicologosporelsocialismos.blogspot.com

Porque es que hay que estar social y psicológicamente enfermo para quemar a otro ser vivo, para incendiar a un CDI con enfermos dentro, para tocarle cacerola en el oído a un familiar chavista, para echar de la casa a una hija chavista, para golpear a un hijo por bailar una canción chavista, para no hacer el amor con la pareja por chavista, para no darle comida a un hijo por chavista, para arrancarle la ropa roja a una mujer en plena calle, cacerolear a niños de 6 y 7 años y lanzarles huevos, ir al apartamento de los vecinos para pintar un letrero en su puerta que dice: “muérete maldito chavista”.

Los restaurantes también se han convertido en lugares de descarga de la arrechera, odio y  frustración, por parte de la oposición iracunda hacia figuras del chavismo. A Lídice Navas, dirigente de izquierda,  quien actualmente es funcionaria de la Alcaldía del Municipio Libertador, la agredieron en una  pizzería mientras cenaba con sus hermanos. Comenzaron a cacerolearla, lanzaron botellas y la golpearon con una mesa en la cabeza. Igual situación ocurrió con dos reconocidos actores en un restaurante en Lecherías, Puerto La cruz. Los cacerolearon y no les permitían salir del establecimiento ni siquiera a sus niños pequeños ni a las esposas.   

Roberto H. Montoya escribió sobre el pánico sembrado en nuestro país y dijo que: “El pánico embrutece. Por eso hay gente inteligente que cree que van a prohibir el tinte para el cabello. Se refirió a una frase de Montaigne quien dijo que un ejército con pánico puede ser más destructivo que otro con una alta moral. El pánico es controlado por el cerebro básico, por el cerebro reptil o primario; ese es uno de los componentes del cerebro triuno que rige el comportamiento de la huida o el ataque, que es elicitado frente a situaciones amenazantes reales o percibidas como tales y que puede generar un momento de enloquecimiento pasajero, pero aun así muy dañino para con el objeto de la agresión.

Y añade Roberto: “Pánico hay cuando está en peligro la vida, pero vida no es sólo biología; es también cultura, los atributos no naturales que una clase social juzga como universalmente esenciales: auto, pinta, implante mamario, toalla sanitaria, centro comercial, chabacanería televisada”. http://www.analitica.com/bitblioteca/roberto/panico.asp
Al imperio le conviene tenernos a todos (chavistas y opositores) en pánico y con miedo. Le conviene tenernos encerrados en nuestras casas o apartamentos; inyectar el miedo para provocar el pánico, que hayan rejas por todos lados, la gente separada, no unida. Fragmentar lo que no sea afín: por el color de la piel, de nivel académico, de cultura. Sembrar la desconfianza, esperar una agresión de cualquiera por la espalda. Aléjese; cuídese.
Esta es una guerra psicológica bien planificada. Hay que sembrar el caos y el odio con la estrategia del yunque: guerra mediática para los escuálidos a través de las pantallas, y guerra física, directa, con sangre, en las calles y en la humanidad de los chavistas (caceroleados, quemados con gasolina, balas por la espalda, atropellados), para generar un clima de pánico, de derrota y provocar la rendición. No se les escapa nadie. La guerra es por nuestro petróleo. Para nosotros, la guerra por la vida y por la paz es a muerte.  

El objetivo de la guerra psicológica es hacer a las personas impermeables a la realidad y a la verdad, presentándolas de manera virtual y televisada y de forma más real que la realidad misma. Se hace necesario convertir a cada venezolano en un fiel creyente de lo que dicen los anclas en las pantallas.

Al parecer hay un brote de fascismo que puede convertirse en epidemia, por lo que es imperativo ubicar y detectar el foco para evitar su propagación.

   Mientras que para Chávez y los chavistas:

        Presidente Chávez:
“A los que me desean la muerte yo les deseo mucha vida para que sigan viendo como la Revolución Bolivariana va avanzando de batalla en batalla y de victoria en victoria”.
Revista Desafíos. Abril – Mayo 2013. # 76.

    @joseangelpinto:
Nos quitan la luz, prendemos velas;  nos quitan el pollo,  comemos sardinas; nos quitan el gas, buscamos leña. Pero la oligarquía no volverá.

Porque para nosotros los “Psicólogos por el Socialismo” la Salud Mental no es una condición inmóvil que una persona posee en privado. Sólo se conquista y sostiene gracias a la cercanía y apoyo de los otros. Es el resultado de un funcionamiento personal equilibrado y creativo que realiza lo mejor del hombre en sus espacios relacionales. Es el resultado de la capacidad para la realización del potencial para la vida en grupo. Significa cualidades como un sentido de responsabilidad social, la madurez, estabilidad, realismo, altruismo, integración afectiva en todas las relaciones humanas. Implica confianza y coraje para enfrentar experiencias nuevas o difíciles. Está constituida por un sistema de valores en donde el bienestar de la persona está vinculado al de otros; o lo que es lo mismo, preocupación por el bien común. La salud mental es un proceso y una cualidad de la vida, que no puede ser mantenida en aislamiento o soledad. No sólo le atañe la armonía interna sino también las relaciones óptimas de las personas, la familia y la sociedad. Implica la capacidad de crecer, aprender, vivir plenamente, amar y compartir con otros las alegrías y las penas del vivir. Y eso se logra no en una sociedad capitalista, sino en una sociedad socialista.

Lic. Fernando Pérez 
Psicólogo Clínico

No hay comentarios.:

Publicar un comentario