27 oct. 2015

MEDIOS DE COMUNICACIÓN VENEZOLANOS Y LA COLONIZACIÓN IDEOLÓGICA



El cuerpo como escena, el paisaje como escena, el tiempo como escena desaparecen progresivamente. Lo mismo ocurre con el espacio público: el teatro de lo social, el teatro de lo político se reducen cada vez más a un gran cuerpo blando y a unas cabezas múltiples. La publicidad, en su nueva versión, ya no es el escenario barroco, utópico y extático de los objetos y del consumo, sino efecto de una visibilidad omnipresente de las empresas, las marcas, los interlocutores sociales, las virtudes sociales de la comunicación. La publicidad lo invade todo a medida que desaparece el espacio público (la calle, el monumento, el mercado, la escena, el lenguaje).
Baudrillard (1988)
Comenzar con esta reflexión de Baudrillard nos interpela acerca del espacio cada vez más creciente que han conquistado los medios de comunicación modernos para la discusión política de la vida social en detrimento de los lugares que por su naturaleza son propios del espacio público, especialmente por su carácter político, comprendiendo lo político como la acción conjunta de las personas para tener una incidencia en lo público, en el Estado, en su comunidad o en su entorno. Al hacer referencia a los diversos grupos sociales, ubicamos al sujeto que pertenece a los mismos como un actor políticamente activo, en el sentido de participante en una acción conjunta que lleva planteamientos y reivindicaciones a la discusión que trasciende la esfera de lo privado. En este sentido, establece Vellarino (s.f.) sobre los planteamientos de Hannah Arendt que “el ciudadano arendtiano no es solamente el hombre que actúa en concierto con sus pares, es también aquél que intenta establecer nexos por medio de organizaciones políticas, entre él y el gobierno, de manera de llegar a imponer un cierto control sobre el Estado moderno”. La acción colectiva, al ser pública, contribuye a generar símbolos y significados para la discusión de los temas sociales, poniendo de esta manera en circulación planteamientos que trascienden la esfera del ámbito privado, el de los grupos, logrando así mantenerse en interacción con los discursos sociales que tienen una incidencia en el plano político.
Es entonces como concebimos a estos espacios comunicacionales o informativos, y a los agentes que circulan en estos campos, como fuerzas que producen y reproducen discursos y formas específicas de entender el mundo social de la vida y los seres humanos, gestándose de esta manera un efecto político en la realidad debido a que a partir del uso legitimado de fuerzas coercitivas, estos imponen en la sociedad visiones particulares de los hechos sociales. En otras palabras, los medios de comunicación han servido en la contemporaneidad venezolana, no como espacios que solamente se encargan de transmitir un conjunto de informaciones, sino como plataformas de actores o partidos políticos que responden a intereses y necesidades, en algunos casos atadas a grandes corporaciones económicas, posibilitando y conduciendo símbolos específicos, los cuales se hacen disponibles para los venezolanos y constituyentes de la discusión política, sin tener necesariamente acceso a los mecanismos de poder que estructuran dicha discusión, es decir, que no todo contenido se hace comunicable, resguardando sus intereses en propagandas, preguntas específicas de los periodistas y comentarios en programas de opinión de manera solapada.
Desde este contexto, nos gustaría resaltar una característica puntual sobre las formas que toman los medios de comunicación audiovisuales para la colonización ideológica. Encontramos entonces la figura del “periodista” o conductor, que dista mucho de esa concepción tradicional como un ente objetivo e imparcial ya que al reconocerse como un actor político, es un portador de un conjunto de juicios y valores que logran hacer transmisible los elementos ideológicos del medio para el cual trabaja, sumándole la envestidura de “experto” en un tema específico, lo cual le otorga la legitimidad para hacer reflexiones válidas y elitistas, creando además una sensación de verdad irreductible de la realidad social. Como muestra de ello, nos permitimos ejemplificar brevemente estos elementos, tomando un fragmento de la narración del periodista Kiko Bautista del extinto programa “Buenas Noches” transmitido el día 8 de Octubre del año 2012, haciendo un “análisis” sobre el proceso electoral que arrojó como ganador al comandante Chávez, afirmando lo siguiente:
  
“…hay mucha expectativa, mucho dolor, mira ve al hijo mío, que eso me ha dolido mucho, mi hijo me llamó ayer llorando, porque él le puso mucha emoción y estaban ayudando a la gente en Valles del Tuy y en el centro electoral donde él estaba ayudando a unos amigos de él lo apuñalaron, la pelea esa de los motorizados y todo eso, me decía ¿cómo gente tan mala puede ganar?”

Desde esta perspectiva, el periodista transmite un conjunto de ideas disfrazadas del relato de una experiencia particular, vehiculando de esta manera nociones tales como que todas aquellas personas que ejercen un tipo de violencia son motorizados y que al ser apuñaladores y motorizados seguramente son chavistas y por ende se extrapola a que todos los chavistas son violentos, es decir, que todos los que votaron por el comandante Chávez son personas violentas. Esto es apenas una pequeña muestra de cómo se utilizan elementos, que a su vez son grandes mentiras cargadas de ideologías clasistas y burguesas, para construir una realidad a retazos, lo cual logre justificar la acción política de la oposición venezolana, cuyo espacio predilecto es el canal de Globovisión.
José Briceño y Paúl Mata
Psicólogos Sociales

Baudrillard, J. (1988). El otro por sí mismo. Barcelona, España: Editorial Anagrama.
Vellarino, C. (s.f.). Ciudadanía y representación en el pensamiento político de Hannah Arendt. Extraído de internet el 12 de Diciembre de 2012 de la Web http://www.cholonautas.edu.pe/modulo/upload/Vallarino.pdf

No hay comentarios.:

Publicar un comentario